“Señor Danos Sacerdotes”

“Señor Danos Muchos Sacerdotes”

“Señor Danos Muchos y Muy Santos Sacerdotes”

Padre Bueno, dueño de la mies, escucha la oración de tus hijos.

Concédenos muchas y muy santas vocaciones sacerdotales, consagradas y laicales, garantía de vitalidad para el porvenir de tu Iglesia.

Haz que los sacerdotes, los consagrados y los laicos seamos testimonio de caridad por nuestra total entrega a ti y a nuestro prójimo.

Danos a todos sabiduría para descubrir tu llamado y generosidad para responder con prontitud.

Que María, Madre de la Iglesia, modelo de toda vocación, interceda por nosotros y nos ayude a decir “Sí ” al Señor que nos llama a colaborar en el designio divino de salvación.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.